Buscar

CONVIVENCIA CON LOS HIJOS EN EL HOGAR

En estos días en que tenemos que evitar los contactos con personas fuera del hogar lo más posible, debemos de aprovechar para crear y desarrollar vínculos individuales con cada uno de nuestros hijos. Como bien dice el dicho toda crisis es también una oportunidad, así que podríamos sacarle provecho a la crisis del Coronavirus COVIT-19 y generar actividades en las que podamos convivir de uno a uno con cada hijo(a) y crear actividades que podamos ir desarrollando o recordando con el correr del tiempo.


En la actualidad, con el avance de la tecnología y la penetración de esta en las actividades diarias, no es tan fácil, a veces, poder interactuar con nuestros hijos en sus terrenos y el sacarlos de sus actividades preferidas para hacer algo con su papá tampoco.

Cuando tenemos afinidades con nuestros hijos, es más sencillo, por ejemplo si les gusta el deporte y a nosotros también, podemos practicar algo juntos y eso va creando la afinidad, pero el problema se presenta cuando tratamos de participar con ellos en juegos electrónicos que muchas veces exceden nuestra capacidad manual para operar, digamos los controles de los videojuegos y la interacción se complica.


Si bien las afinidades en los gustos que tengan nuestros hijos nos ayudan, tenemos que encontrar temas o situaciones que nos permitan acercarnos a ello, aun cuando parezca que no tenemos mucho en común. En mi caso, yo he comentado que con mi hija, aunque obviamente no tengo afinidades de género, si hemos desarrollado actividades en común, que nos permiten replicarlas en el tiempo, aun cuando ella ya es mayor de edad, independiente y con temas propios.


Con mi hijo, durante su infancia le gustaban los deportes y aprovechábamos ese gusto para crear afinidades entre él y yo, pero conforme fue creciendo, su pasión por la música, superó cualquier otra afición y al ser yo un absoluto neófito en este tema, las actividades afines se me complicaron más, sin embargo, si encontré dentro de ese tema, acciones que podíamos hacer juntos y que me ayudaban a crear vínculos con él.


Antes de escribir este artículo, platique con mis hijos y les pregunté si ellos se acordaban de lo que habíamos hecho en el 2009 durante la contingencia por la Influenza H1N1, pero ninguno de los dos tenía una anécdota especial que me sirviera para compartir, así que recurriré a otras anécdotas que si bien no fueron desarrolladas por contingencias externas, si nos permitieron crear vínculos entre nosotros.


Ya he contado varias anécdotas con cada uno de mis hijos, pero esta vez, trataré de contar algunas otras, que me permitan explicar más claramente la forma de crear vínculos individuales con cada hijo y la importancia de eso vínculos para los padres y los hijos.


Iniciaré con una anécdota con mi hija que si bien fue cuando ya era mayor de edad, la actividad que hicimos fue una que habíamos desarrollado desde que era muy pequeña.

Entre ella y yo, tenemos cierta afinidad en series de televisión, ella conoce mis gustos y generalmente las series que me recomienda son del tipo de series que a mí me gustan, así que normalmente sigo todas sus recomendaciones en series. Sin embargo, desde que era muy chiquita, fuimos seleccionando programas que veíamos juntos y antes de que hubiera opciones como Netflix, Amazon y demás opciones de streaming, donde puedes ver series de corrido, te tenías que conformar con ver los episodios como iban saliendo en la tele, pero en los canales para niños de la televisión de paga, si pasaban episodios prácticamente diario de las caricaturas o series para niños.


Así que fuimos desarrollando una rutina para que después de hacer la tarea, viéramos nuestras series preferidas juntos y esas generalmente las veíamos solo ella y yo.

Y justo esa actividad (ver series juntos) que nos ayudó a acercarnos cuando ella era niña, fue la que, en un momento difícil para ella (Acababa de tronar con su novio de muchos años) me permitió estar con ella, en un tema de uno a uno y (al menos eso espero) haberla ayudado a sobrellevar mejor este tema.


Resumiendo, en esos días, habían subido a Netflix las 8 temporadas de la serie How I met your mother y ella ya la había visto, pero me dijo, tenemos que verla juntos, porque ya viene la temporada 9, que será la última y tenemos que “echarnos” las 8 primeras para ver la final juntos, porque sé que te va a encantar. Y como dije antes, sus recomendaciones prácticamente siempre me funcionan. La vimos juntos y en verdad, no solo me encantó (Es una de mis 3 series favoritas de todas las que he visto) sino que dio, hasta el día de hoy una serie de comentarios o situaciones exclusivas entre ella y yo. Ahora que ella ya no vive conmigo, aún conservamos esa costumbre de tener series que solo vemos juntos, así que nos esperamos hasta que estemos juntos para verlas y no se vale adelantarse.


Lo importante de esto, no es que tengamos que forzar el tener una serie que nos una, sino el hecho de tomar una actividad simple, como lo es ver la televisión y la convirtamos en una actividad de padre-hijo(a), porque esto nos hace permanecer vigentes en la vida de nuestros hijos.


En el caso de mi hijo, cuando él era pequeño, le encantaban las películas de Disney y era impresionante que las veía una y otra vez durante varios días, al grado incluso que se aprendía los diálogos y luego él iba actuando mientras la veía las diferentes escenas de las películas. Cuando fue creciendo y empezaron las primeras películas de Harry Potter, fue lo máximo para él y las representaba durante todo el día. Con él, Harry Potter fue un motivo de actividades entre nosotros, ver que accesorios encontrábamos en las tiendas para completar su atuendo y como además le encantaba disfrazarse, pues nos obligó a salir juntos a buscar todo lo que hubiera para que pudiera interpretar todos los papeles de la película.


Con mi hijo, la tradición de ver juntos la tele, si bien inició con las películas de Disney en Videocasetes VHS y luego en CD, la verdad es que era insostenible, porque las veía tanto, que era imposible seguirle el ritmo. Porque además esas películas a él, le gustaba más verlas solo, así que aunque su hermana, su mamá o yo, las veíamos con el algunas veces, al final, acababa viéndolas él solo. Sin embargo cuando aún era muy pequeño tenía unos 7 años, un día yo estaba viendo una película que se llamaba algo así como “Invasión de Marte” que trataba de que en marte había unos seres “arácnidos” que eran liderados por un gusano mente maestra y los terrícolas luchaban contra estos arácnidos para evitar que conquistaran la tierra. La verdad es un inicio yo pensé que era una película muy agresiva para un niño de su edad, sin embargo a él le encantó y cada vez que salía esa película, le llamaba y la veíamos juntos y creo que la última vez que la vimos fue cuando él tenía unos 15 o 16 años.

Sin embargo, hoy en día, no tenemos algún tipo de serie o película que definamos como para “verla juntos” aunque que estoy seguro que si vuelven a poner esa película, la disfrutaríamos mucho juntos y recordaríamos las veces que la hemos visto juntos.


Pero la actividad que me hizo poder desarrollar un fuerte vínculo con mi hijo fue el Yo-yo. Durante la primaria, le compré un yo-yo y por alguna razón, le agarró un gusto como a ninguna otra actividad, a mí me gustó la idea, porque era algo de lo que yo si conocía y que no había sido malo en mi infancia, así que podía ayudarle a mejorar la técnica. Investigando encontré que en la Parque México en la Condesa, había gente que promocionaba este juego y a partir de ese momento, los sábados en la mañana se volvió “obligatorio” ir al Parque México a ver los nuevos yo-yos, a aprender las nuevas suertes y a convivir con el mundo de “jugadores de yo-yos”. Mi hijo, se hizo un experto y conocía a los más importantes del mundo y veía sus videos y luego me los enseñaba y los comentábamos. Durante casi dos años, el tema central de nuestra relación fue el yo-yo, incluso una vez fuimos hasta plaza Satélite (Nosotros vivíamos hasta el Sur en esos días) a ver una exhibición del campeonato nacional.


Yo creo que una de las principales diferencias de mis hijos es que mi hija es generadora de vínculos individuales por naturaleza, ya en otro escrito les contaré su teoría sobre no mezclar amigos, sino tener amigos diferentes para las diferentes actividades que realiza, pero mi hijo es más afín a vínculos grupales y si mezcla a todos sus amigos en los mismos eventos.


Resumiendo, la creación de vínculos individuales con cada uno de los hijos(as) que tengamos es fundamental para poder permanecer cerca de sus vidas durante todas las etapas pero no tenemos que buscar acciones complicadas, sino que dentro de las acciones más simples, las podemos llevar a ser actividades padre-hijo(a) exclusivas.

49 vistas
No te pierdas de ninguna entrada. ¡Suscríbete!

© 2023 by Kathy Schulders. Proudly created with Wix.com  

  • Grey Twitter Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now