¿POR QUÉ ESCRIBIR SOBRE PATERNIDAD?

Aunque a través de estos artículos, les iré contando anécdotas de mi vida, que me hicieron darme cuenta que era una buena idea escribir sobre el ser Padre de familia, la realidad es que hay dos, que son las que realmente me impulsaron a mostrar mi visión sobre la paternidad, tratando que sea de utilidad para alguno de aquellos que puedan leerlos.

A manera de introducción, les comentaré que yo tengo dos hijos, la mayor es mujer y el menor es hombre y entre ellos hay una diferencia mayor a 6 años, que nos permitió (a los que somos sus padres) el poder vivir plenamente cada etapa de crecimiento de ellos y notar las significativas diferencias entre ambos, algunas derivadas de su sexo y otras del carácter que genéticamente traían al momento de nacer.

Entrando en materia, como les decía hay dos anécdotas que me motivaron a abrir este espacio, ambas tienen que ver con mi hija, pero la primera, que data de cuando ella estudiaba la preparatoria, es la principal motivación y la segunda, fue la que determinó, cuando empezar a escribir.

Mi hija tenía que hacer un trabajo en equipo y lo harían en casa de un amigo que vivía por la zona donde estaba mi oficina, entonces yo pasé por ella, fuimos a comer y la llevé a casa de su amigo, acordando que me avisaría cuando estuviera terminado el trabajo y yo pasaría por ella para irnos juntos a la casa. Este plan era, para mí, un plan perfectamente normal. Su mamá había recogido a su hermano en la misma escuela de ella y se habían ido a la casa para comer ahí.

En el camino de regreso a la casa, mi hija empezó a contarme como nuestra acción, había causado polémica y análisis en el grupo de trabajo que eran 6 estudiantes entre hombre y mujeres. Resulta que cuando ella contó que su papá había pasado por ella, habían comido juntos y la había llevado, todos los demás se sorprendieron mucho, porque decían que ninguno de ellos (ni los hombres ni las mujeres) habían comido solo con su papá en algún restaurante Nunca! Y aún mas sorprendente para mi, fue que una de las niñas comentó, que no se acordaba de haber estado un momento en su casa, sola con su papa, que siempre estaba o con su mamá o con ambos.

Para mi hija, en ese momento, era solo una historia curiosa, pero para mi, fue algo impactante y desde ese día hasta estos momentos, que ya han pasado varios años, me sigue retumbando en la mente ese comentario, lo tengo grabado en la cabeza y me hizo reflexionar mucho sobre la relación Padre-hijo(a). Sin embargo, almacené ese recuerdo en mi cabeza y no fue hasta unos días, que entendí que esa situación debería ser platicada y si con eso se podría ayudar a evitar, pues que mejor. Imagínense que de 7 niños de preparatoria, 6 (casi el 90%) no tenían experiencias individuales con sus padres y una ni siquiera tenía recuerdo de estar a solas con su papá, ¡asombroso!

La segunda anécdota, que para los que la lean será menos impresionante, para mi, no es sólo impresionante si no motivo de orgullo. Hace unos días, mi hija me comentó que en una plática escucho que varios conocidos, recién divorciados, estaban deprimidos porque el contacto con su(s) hijo(s) era muy pobre al solo verlos dos o tres días cada dos semanas y que yo debería de escribir sobre el cómo ser un padre de tiempo completo, porque ella cree que a pesar de que su madre y yo estamos divorciados desde hace aproximadamente 10 años, nunca dejaron de sentirse sin padre ni madre y que, a su entender, había que “ayudar” a los padres de hoy a entender lo que era ser Padre y como, sin importar el estatus del matrimonio, los hijos y los padres disfrutaran su tiempo juntos.

Como dije, me llenó de orgullo que mi hija me crea alguien capacitado como para hablar de este tema, como si fuera una autoridad en la materia y que ella este convencida, que en verdad, puedo ayudar a otros padres explicándoles mi vivencias personales.

Ella es muy activa y ya tenía pensado todo, hacemos un blog, publicas artículos ahí, invitamos a gente a leerlos y será de gran ayuda. Obviamente, ante tanto entusiasmo de su parte, pues he decido, aportar mi granito de arena y empezar a escribir y si estos escritos, ayudan a alguien, será una satisfacción para mí y seguro para mi hija también.

 

 

No te pierdas de ninguna entrada. ¡Suscríbete!

© 2023 by Kathy Schulders. Proudly created with Wix.com  

  • Grey Twitter Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now